The past is a foreign country. They do things differently there.

martes, julio 15

Procesando el pasado

Pasó algo rarísimo ayer que me quedé dormida. Como todas las noches, pongo música relajante (ajá… murmullos del océano o bosques nórdicos) y leo alguna cosa que permita que lo último que pensé antes de dormir fuera algo lindo. De pronto la música me empezó a incomodar y fui bajando el volumen hasta que casi no alcanzaba a escuchar (los murmullos del océano). Utilizando mi método de poner atención en los sonidos para dejar de pensar, empecé a soñar… cosas horribles. Historias que sucedían una tras otra o simultáneamente, donde todos los personajes eran personas de mi pasado muy pasado (tipo compañeras de secundaria o del Tec). No puedo recordar mis pesadillas, sólo vienen imágenes como flashazos (de esas que son tan ambiguas que no puedes describir). Pero lo extraño es que sabía perfecto que estaba soñando y me quería despertar… luchaba desesperadamente por despertar. Entendía en dónde estaba (España, Barcelona, depa de Pau, mi cuarto, mesita del lado derecho… blah blah blah). Trataba de moverme, de gritar para que Pau me despertara… hasta trataba de llamar al perro con la mente, ja. Quería lograr que por lo menos mi brazo se despertara y agarrara una piedra (mi esfera de obsidiana negra [algo muy muy preciado para mí]) que tengo junto a la cama para aventarla contra la puerta y hacer ruido… ya se, suena loco, pero de verdad que estaba desesperada por despertar. De pronto, así de la nada, me desperté… sentí que habían pasado horas… fueron muchos sueños… o uno… no se… pero la música seguía… y el track duraba 20 minutos… o sea que no pasaron más de diez minutos… Me desperté de verdad asustada… y eso no suele pasarme a mí. Últimamente tengo pesadillas casi todas la noches, es algo recurrente en mi vida, pero ya hacía tiempo que no me sucedía tan seguido. No se, he pensado que tal vez estoy procesando y asimilando cosas de mi pasado… dejando ir con amor y gratitud todo lo que mi espíritu melancólico utiliza para jugar con mi mente de vez en cuando, y que para eso tengo que pasar por ahí algunas veces para limpiar bien la herida con merthiolate… aunque arda un poquito (para que no se infecte y se cure más rápido).
Finalmente sucedió lo que me temía: me soplé Indiana Jones doblada al castellano. La verdad es que no dolió tanto como pensaba. Me brincó un poco al principio (la verdad es que me daba risa… logré disimular comiendo palomitas), pero pasados los primeros quince minutos me acostumbré. Me re-en-can-tó... no hay más que decir. Con los miles de peros que pueda tener… aunque hubiera disfrutado mucho escuchar a Cate Blanchett hablar con acento ruso y no el doblaje españolado de acento que no sonaba a ningún lado.
Bueno… intentaré dormir y soñar bonito ahora. Adeu.

1 comentario:

ANTONIO dijo...

hola hola soy rebeca!!!ultimamente estoy intentando hablar contigo por teléfono pero siempre está apagado,así que méndame un número para poder hablar porfa!!estaba intentando mirar un billete de avion para ir a visitarte pero dfime tus horarios,o dias libres,...muchos besotes amigúita!!!