The past is a foreign country. They do things differently there.

sábado, octubre 11

En mi irrefrenable idealización

... de la persona que seguramente no eres, quise leer los mismos libros (tus favoritos) que forman parte de lo que hay en tu cabeza. Compré uno hace más de dos meses, el único que encontré. Lo dejé en mi escritorio. Lo observaba tratando de adivinar qué había detrás del título. Dada mi tendencia obsesiva, busqué frenar lo hasta ese momento irrefrenable y esperar a que la persona que construí con lo poco que conocí se desdibujara lo suficiente para independizar al libro y a su título de quien no eres. Ocurrió. Finalmente independizado, lo leí. Ocho horas seguidas, lo leí. En ocho horas lo acabé. Lo devoré. Lo amé. José Saramago es un dios. "Ensayo sobre la ceguera" es también uno de mis libros favoritos. Hoy compré otros dos (de tus favoritos, innatamente independizados). Gracias, si es que hay que darlas.

2 comentarios:

serpentina dijo...

Concuerdo. Saramago es un genio y ese Ensayo sobre la Ceguera (merecidamente seguido por el Ensayo sobre la Lucidez) pertenece al top 10 de más de uno. Creo que eso basta para diluir todos los estigmas que la recomendación literaria haya traído implícita.

Pero mi comentario no era sobre el libro que ya leíste ni sobre las idealizaciones de quien te lo recomendó. Mi comentario era que yo también, maldita sea, busco en los textos algo de la persona que me los recomendó... como si buscara alusiones a mi propia necesidad de construirme una ficción (o sea, una interpretación de esa otra persona) a partir de los libros donde posan sus ojos.

Qué complicados somos los Cuatro, no?

Becho.

Adus dijo...

y que lo digas amiga... nada mas complejo que los cuatro (salvo hacer un mojito en un vaso de tubo).

Becho pa' uchte'